+34 91 810 99 90 Llama y pide cita
Llama y pide cita
  • Especialidades y servicios

  • Especies

¿Cómo limpiarle los oídos a un gato?

Limpiar las orejas de un felino no siempre es tarea sencilla. Nosotros te enseñamos paso a paso cómo limpiarle los oídos a tu gato de la mejor forma.

Fecha Octubre
Área de conocimiento Gatos

Nuestros queridos felinos también se pueden ver afectados por el exceso de cerumen en sus oídos si se descuida la correcta higiene de su cavidad auditiva. Al  igual que ocurre en el caso de las personas, hay que tener especial cuidado con este aspecto para evitar males asociados a la falta de higiene en los oídos, como la pérdida auditiva provocada por los tapones de cera o las infecciones. 

Como ya sabemos, nuestros amigos gatunos tienen un sentido del oído muy sensible y una capacidad auditiva mucho más desarrollada que la de los humanos, lo que les es de gran ayuda cuando necesitan cazar. Las presas de los felinos se comunican mediante ruidos agudos y bajos, por lo que tener un buen oído es de suma importancia para los bigotudos. 

Dejando de lado la caza, que los gatos conviven con nosotros en nuestro domicilio, nos centramos en cómo contribuir a que nuestra mascota siga teniendo una envidiable capacidad auditiva. Son capaces incluso de oír un alfiler al caer al suelo. ¡Increíble! Por eso, en este post queremos ayudarte a mantener en perfectas condiciones las orejas y oídos de tu mascota. Para tal fin, has de limpiar tanto el oído externo como el interno de tu gato. ¡Te ayudamos a hacerlo adecuadamente!

Has de saber que es recomendable que examines las orejas y oídos de tu gato una vez a la semana, y que las limpies cada dos semanas. Es la periodicidad perfecta para controlar tanto la cera como los desechos que genera el oído, así como para anticiparse y detectar a tiempo posibles infecciones que pudieran desarrollarse a consecuencia de una falta de higiene en las orejas de nuestro compañero gatuno.

¿Cómo examinar el oído externo y el interno?

Llegado el día en que vas a velar por el correcto cuidado de las orejas y oídos de tu gato, lo primero que has de hacer es examinar su oído externo. Para lograrlo, tendrás que fijarte en la pinna, es decir, en esa especie de bolsita que el gato tiene justo en el borde de sus orejas. Si la pinna (o el pabellón de la oreja) está en buen estado, presentará una capa de pelo en su superficie externa sin calvas, estando, por su parte, la interna limpia si es de color rosa claro. En caso de que observes algún tipo de enrojecimiento o hinchazón en la zona, deberías llevar a tu gato al veterinario para que le revise los oídos. Asimismo, es vital asegurarse de que el minino no presenta en las orejas costras, heridas o arañazos.

Por su parte, para examinar el oído interno, el segundo paso que hemos de dar para garantizar la correcta higiene de los oídos del gato, hay que hacerlo en una habitación tranquila, sin otras mascotas alrededor, y siempre y cuando nuestro querido minino esté calmado.

Lo primero que hay que hacer es doblar suavemente su oreja para poder mirar el canal auditivo. Si el oído interno está sano, será de color rosa pálido, no olerá mal y tendrá muy poca o nada de cera. Llegados a este punto, también hay que fijarse en si presenta arañazos, heridas o costras, pues este aspecto nos puede estar alertando de una posible enfermedad. Si el oído del felino se encuentra apelmazado ante un exceso de cerumen o desprende un olor raro, puede indicar que presenta una infección u otitis y, por consiguiente, deberás llevarlo a la clínica veterinaria para que el especialista lo examine.

 

¿Cómo limpiarle los oídos a un gato y con qué productos hacerlo?

Probablemente te estés preguntando cuál es la mejor forma de lavar los oídos de un gato. Ante todo, es vital que tengas en cuenta que la frecuencia de limpieza recomendada para que las orejas del gato estén siempre perfectamente limpias y sanas, es de una vez cada dos semanas. Con esta higiene quincenal, conseguirás que tu minino esté libre de ácaros y reducir el acúmulo de cera en su oído.

Para limpiar la parte externa del oído del gato, hay que emplear una toalla humedecida en agua templada y un poco de su champú, y pasarla suavemente por la zona peluda de la oreja, retirando a continuación los restos de champú que hayan podido quedar en la zona.

En lo que respecta al interior del oído, hay que ser extremadamente cuidadosos para evitar causarle serios problemas al gato. Para ello, nuestros veterinarios recomiendan utilizar un limpiador de oídos específico para gatos. Tras abrirle la oreja al amigo gatuno, echaremos una gota del limpiador dentro, efectuando un ligero masaje en la base, sin soltar la oreja, para que actúe el líquido de limpieza. Una vez hecho eso, soltaremos al gato dejándole que sacuda la cabeza, para así poder eliminar el cerumen que se haya acumulado.

Llegados a este punto, es vital que tengas en cuenta que hay que limitarse a limpiar solo la parte interior del oído del gato, nunca el canal auditivo

Como has podido comprobar, en nuestras manos está garantizar la limpieza de las orejas y oídos de nuestro gato. Es un aspecto prioritario para evitar, entre otros problemas, la pérdida auditiva y las complicaciones asociadas a ácaros, infecciones e inflamaciones. Y ya lo sabes, ante cualquier sintomatología que presente tu gato acude a la clínica para que un especialista veterinario pueda atenderle como se merece.